Envíos gratis a partir de $3.500

Envíos gratis a partir de $3.500

Los envíos demoran en CABA y GBA de 24 a 48 horas, y en el interior del país, de 3 a 4 días hábiles.

Café fresco en grano o molido

Despachamos todos los pedidos de café con menos de 10 días de tueste. Para las compras de café molido, la molienda de los granos es realizada al momento de efectuada la compra. De esta manera aseguramos que el café llegue fresco y en un empaque hermético que lo conserva en excelentes condiciones.

La Mujer en la industria del Café: una historia que pocos conocemos

cafe y las mujeres

Hablar de café y hablar de mujeres pareciera que son asuntos completamente diferentes. A pesar de que se hable poco al respecto, la mujer está presente en su historia desde el primer grano de café hasta el momento final de servirlo en una taza.

Existe una desigualdad de género que es precisa abordar, siendo las mujeres quienes realizan la mayor parte de las actividades productivas y las que menos provecho obtienen de su trabajo. Su participación es trascendental porque a lo largo de la historia han sido ellas las encargadas de hacer la recolección, el procesamiento y secado del grano, que son puntos claves para determinar la calidad y del producto y su reconocimiento en la industria.

Según datos de la Asociación de Cafés Especiales (SCA Specialty Coffee Association), el 70% de la mano de obra en el cultivo del café son mujeres. Sin embargo, solo el 25% de las fincas cafeteras globales están dirigidas por mujeres. La búsqueda es por igualdad de oportunidades de trabajo directivo, obtener tierras de calidad para la producción, acceso a educación de calidad, acceso a mercados y a financiación. 

Las mujeres agricultoras producen entre un 20 y 30% menos que los hombres, pero no por falta de un buen manejo o porque trabajan menos, si no por su posición en segundo plano y su falta de acceso a información, privándolas así de un desarrollo personal y profesional.

Su camino en la industria, desde la cosecha hasta la taza

Desde hace décadas las mujeres han sido parte de la industria cafetera, fueron ellas las primeras en plantar y cosechar en sus chacras. Pero una vez recolectadas, seleccionadas y procesadas las cerezas eran los hombres de las familias los encargados de hacer los negocios en el pueblo y vender el producto. Las mujeres comenzaron a darse cuenta de que ellas querían hacerse cargo del negocio completo: la cosecha, producción y comercialización. De esa manera tendrían un control económico más directo sobre su propia fabricación. 

La razón principal de esta diferencia era que los hombres contaban con un acceso a recursos que pocas veces están disponibles para las mujeres agricultoras. Recursos básicos cómo propiedad de tierra de calidad, oportunidades de trabajo directivo, acceso a educación, tecnología y acceso a financiación. 

Las Mujeres, las fincas y el café, hacen una historia con aroma

Para visibilizar esta cuestión vamos comenzar por la historia de uno de los mayores exportadores de café de África: Etiopía. Es el hogar original del café arábigo, donde se cultivan algunas de las variedades de granos más finos del mundo, conocidas por su sabor floral característico, una mayor acidez y un cuerpo suave a medio.  

Sin embargo, a pesar de que Etiopía es el quinto mayor productor de café en el mundo y el principal productor de África, su agricultura sufre de cosechas imprevisibles y degradación del suelo a causa de la deforestación y el cambio climático. Además de estas condiciones desafiantes, la mayoría de productoras y productores de café viven en la pobreza y carecen de conocimiento sobre prácticas agrícolas sustentables y acceso a la financiación para aumentar su producción. 

Casi tres cuartos de los trabajadores de café en Etiopía son mujeres, pero menos de la mitad de ellas obtiene un ingreso. Sumado a la carga del trabajo diario del hogar tienen un tiempo limitado e incluso menos acceso al conocimiento. Además, los roles de liderazgo principalmente están en manos de hombres en las comunidades agrícolas. 

En el ámbito familiar los ingresos por la venta de café son percibidos como propiedad de hombres, quienes deciden en qué, cómo y cuándo utilizarlos. El dinero que las mujeres obtienen por la venta de sus productos agrícolas lo usan para cubrir las necesidades de su hogar, mientras que los hombres utilizan sus ingresos en otros fines. 

El poco reconocimiento llevó a optar guardarse parte de la cosecha, muchas veces sin que el grano estuviera maduro, para venderla directamente a los comerciantes y no a la cooperativa y así disponer de ingresos propios. 

Esta controversia llevó a que las fincas brindaran capacitaciones para la sensibilización de las familias mediante el desarrollo de la actividad de mapeo, destacando así las ventajas de la responsabilidad familiar compartida y la toma de decisiones conjuntas para el bienestar de la familia y sus ingresos. La participación plena de las mujeres es clave para lograr una transformación total del sector de la tierra inclusiva y un crecimiento sostenible.

Café Femenino, una marca de café creada por mujeres en Perú

Perú es reconocido internacionalmente por ser uno de los pocos países latinoamericanos que han sido más cuidadosos con sus cultivos de cafés, desarrollaron un proceso lento y paulatino y no se han sobreexplotado sus terrenos para su venta. Poco a poco ha crecido y organizando su trabajo alrededor de su producto.

Café femenino es una organización Peruana que hoy agrupa a 803 mujeres de la Central de Cafetaleros del Nororiente (Cecanor). Su producción se exporta a EE. UU, Canadá, Australia, Inglaterra y Europa. El 98% de su café se consume en el exterior y el resto se puede conseguir en ferias y tiendas en Chiclayo y Lima.

Corresponde a un café de especialidad, un café de competencia que en concursos internacionales alcanza más de 80 puntos por taza. Su certificación permite que las productoras accedan a premios que se destinan a la sostenibilidad de su organización, así como a materiales que mejoren su sistema de beneficio húmedo, rumbo a un café de especialidad.

De la finca de café, a la tienda de café

Para fortalecer el trabajo como empresarias y participación de roles de liderazgo, hay que vincularlo con trabajos de equidad, entre ellos la comercialización de café de género. Una de las tareas principales es fortalecer el trabajo de la mujer como empresaria, que deje de ser vista como quien maneja la huerta, hoy las mujeres son propietarias, toman decisiones administrativas de las fincas y hasta han abierto sus propias tiendas, se puede decir que se ha logrado construir una caficultura femenina.

Todo el sector cafetero está compuesto por una diversidad de personas de todos los orígenes, que hablan docenas de idiomas, y tiene diferentes expresiones de género, esto conlleva a construir un sector inclusivo y equitativo para la mujer. 

Hoy en día las mujeres trabajan en equipo y su capacidad como emprendedoras son factores clave para que el café sea de calidad. A su vez, son un ejemplo de perseverancia y progreso.

Abriendo nuevos caminos de reconocimiento.

Para mencionar otro ejemplo de mujeres en la industria podemos hablar del reconocido campeonato World Barista Championship (WBC). La participación de mujeres en esta competencia es notablemente menor a la de los hombres. En varias ediciones directamente no hubo competidoras femeninas en la final.

Sin embargo, en 2018 Agnieszka Rojweska obtuvo el primer puesto consagrándose como la primer mujer en ganar la competencia. Su presentación fue brillante y resulta un hito que refuerza el trabajo de las mujeres en la industria del café. Al año siguiente volvimos a tener una campeona con el primer puesto de Jooyeon Jeon, que nuevamente desarrolló una presentación impecable.
En otras competencias internacionales que van tomando igual reconocimiento que la WBC la participación de las mujeres es similar. Siempre son menos que los hombres, aunque con porcentajes inconsistentes de manera que es difícil afirmar si su participación aumenta, decrece o se mantiene mas o menos igual en las distintas ediciones.
Si tratamos de resumir los datos de mujeres ganadoras en estas competencias vemos lo siguiente:

  • De las 21 ediciones de la WBC solo dos las ganaron mujeres: la de 2018 Agnieszka Rojweska y la de 2019 Jooyeon Jeon. 
  • De las 10 ediciones de la WBrC (World Brewers Cup) solo una la ganó una mujer: en 2018 ganó Emi Fukahori. 
  • De las 15 ediciones de la WCT (World Cup Tasters) 4 la ganaron mujeres: la primera edición la ganó Gloria Pedroza en 2006; Anette Molvaer en 2007, Valentina Kazachkova en 2009, Pang-Yu-Liu en 2014.

En un ambiente de competencia más relajado podemos mencionar la World Aeropress championship, en la que 5 de las 13 ediciones las ganaron mujeres.

Al final de la taza, siempre hay una esperanza

El café es una bebida que trasciende, cambian las maneras de tomarlo, con quien compartirlo y hasta si lo queremos frío también es aceptable. 

Por eso, es importante saber que existen organizaciones de mujeres que se comprometen a cambiar el paradigma de una cultura del café y la poca visibilización femenina. El cambio es gradual, pero nos enorgullece ver cómo ocurre. 

Para mencionar un caso local de una mujer en un puesto de liderazgo, María Belén Cuadra Cruchaga es la presidenta de la Cámara Argentina del Café. El resto de integrantes que conforman la cámara son todos hombres, pero la cabeza de la organización por primera vez está dirigida por una mujer.

El objetivo de la industria del café debería ir más allá de aceptar la igualdad. Se debe trabajar por el aumento de la representación, poder y pago a mujeres, para poder traer estos estándares igual a la de los hombres. Esto empieza con entender los retos que las mujeres enfrentan en todos los niveles de la industria, así como también saber cómo varían estos desafíos de acuerdo al país, cultura y otros problemas de desigualdad. Solo cuando logremos entender un problema podremos luchar contra él. 

Existen muchas organizaciones en todo el mundo que trabajan para mejorar las condiciones de las mujeres en la industria del café. Es oportuno destacar algunas de ellas para que este movimiento siga en creciendo:

IWCA, tiene personal en todo el mundo, trabaja para empoderar a las mujeres en la comunidad cafetera a nivel internacional para lograr vidas significativas y sostenibles; y alentar y reconocer la participación de las mujeres en todos los aspectos de la industria del café.  

Partnership for Gender Equity, que es parte del Instituto de Calidad del Café, lleva un enfoque metodológico sobre la cuestión de la desigualdad de género y propone nuevas herramientas (prácticas y teóricas) para el rubro cafetero.

Barista Connect  es una serie de eventos de café dedicados a mejorar la igualdad al empoderar e inspirar a las mujeres en diversos roles dentro de la comunidad cafetera internacional.

Palabras finales

Para las mujeres que día tras día se levantan con entusiasmo y que luego de mucho esfuerzo han logrado una participación memorable en los espacios públicos-cafeteros, hacer las cosas bien significa producir un café respetuoso con la sociedad. Esto se traduce en producir un café de calidad, pero lo más importante, una calidad producida con el corazón.

Desde Café Delirante proponemos poder desarrollar y apoyar emprendedoras del café. Al no ser un país productor de café, nos interesa trabajar con redes colaborativas de mujeres emprendedoras, al consumir café producido por ellas, estamos apoyando a la revalorización de su trabajo.

3 pensamientos en “La Mujer en la industria del Café: una historia que pocos conocemos

  1. Fabiana dice:

    Excelente nota. Mis respetos y valoración a todos los seres humanos que participan en la cadena de elaboración de este amado fruto de la naturaleza. Café, como el chocolate, bebida de dioses. Desde mí humilde posición de mujer devota del café!!!

  2. Pingback: ¿Cómo Catar Café?: Secretos de una práctica reflexiva :: Cafe Delirante

Los comentarios están cerrados.